Teatro

Villa Dolorosa. Tres cumpleaños frustrados, una mordaz crítica a la sociedad contemporánea

Por: Miguel G. Calero — 14 de marzo, 2019

Villa Dolorosa. Tres cumpleanos frustrados, con direccion de Silvia Ortega Vettoretti, se presenta en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helenico, marzo 2019. Foto Alfredo Millan En torno a una fiesta de cumpleaños frustrada, una familia hace un recorrido ético y moral sobre la vida de cada uno de sus miembros…

Cada año, desde que la menor cumple 28 hasta que cumple 30, la fiesta saca a relucir los fantasmas, las luchas y los complejos de cada hermano; si bien cada proceso vital conlleva cambios necesarios y hasta positivos, la problemática fundamental subyace en cada uno, una pequeña muestra de la decadencia que vive una sociedad vencida en la lucha de formarse a sí misma.

Desfasados los valores, modelos y estándares, esta familia vive a la sombra de padres, aquellos que en su generación fueron intelectuales exitosos, logrando estabilidad social y económica. Sin embargo, sus hijos, que recibieron la mejor educación y tuvieron todas las oportunidades se estancaron en una novela nunca escrita, una docencia insatisfactoria, un matrimonio miserable y una total falta de vocación y compromiso.

Villa Dolorosa. Tres cumpleanos frustrados, con direccion de Silvia Ortega Vettoretti, se presenta en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helenico, marzo 2019. Foto Alfredo Millan En otras palabras, los cuatro hermanos son los típicos “juniors” “ninis”, que tras la muerte de sus padres han despilfarrado su herencia y no saben a dónde dirigir sus vidas. Así la orfandad los enfrentan a los desafíos económicos y sociales del mundo contemporáneo, sin el respaldo paterno han despilfarrado su herencia y no saben a dónde dirigir sus vidas… Esta es la chispa que enciende la ironía de Villa Dolorosa Tres. cumpleaños frustrados.

Una trama tan exquisitamente rica, como lo es esta interpretación libre de Las tres hermanas, escrita en 1900 por el maestro ruso Antón Chejov, una de las piezas fundamentales de la dramaturgia universal que aborda la decadencia de la clase social privilegiada y su búsqueda de significado en el mundo moderno.

Transcrita por la joven dramaturga alemana Rebekka Kricheldorf y llevada a la escena teatral mexicana a partir de la traducción al español de Micaela van Muylem, Villa Dolorosa es versada a partir de la dirección de escena de Silvia Ortega Vettoretti, quien al respecto del escrito de Kricheldorf, comenta acertadamente que se trata de “una singular versión ubicada en este milenio, en la que se denuncia con humor punzante la actual decadencia burguesa, el esnobismo intelectual y la aún viva actitud imperialista y xenófoba de las clases privilegiadas en su país”.

Villa Dolorosa. Tres cumpleanos frustrados, con direccion de Silvia Ortega Vettoretti, se presenta en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helenico, marzo 2019. Foto Alfredo Millan El equipo de actores conformado por José Carriedo, Sheila Flores, Salvador Hurtado, Mahalat Sánchez, Paula Watson, Renata Wimer y Daniela Zavala, son parte de un trabajo muy bien realizado que pone el ánimo correcto a esta tragicomedia a la mexicana que dibuja a una sociedad agraviada por un mundo que solo se identifica con la falsa felicidad que conlleva el dinero.

Ciertamente es fácil viciar el argumento hacia la simplonería, las risas vacías; también existe el riesgo de hacerlo demasiado serio, tan estirado como los personajes. El equilibrio entre estos peligros es respaldado por un muy bien logrado trabajo actoral y por supuesto a la dirección de escena que se ocupa de no hacer de cada situación algo chocante, algo furtivo.

Es así que, Villa Dolorosa sumerge al público en un ambiente que raya en lo tenebroso, pues sin darse cuenta el espectador comienza a reírse de la locura que significa la seriedad de problemáticas actuales. Este toque satírico es la suma del talento que representa el desarrollo actoral, un equipo muy bien logrado que asume por completo una personalidad dentro de un escenario metafórico que da lugar a la conflictividad clasista que a pesar del paso del tiempo, aún se viven en el día a día del siglo XXI.

Villa Dolorosa. Tres cumpleanos frustrados, con direccion de Silvia Ortega Vettoretti, se presenta en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helenico, marzo 2019. Foto Alfredo Millan El concepto escénico de Carolina Jiménez, que conlleva la escenografía, iluminación y vestuario, junto con el diseño sonoro de Pablo Mondragón, translada al espectador al perfecto ambiente para recrear las diversas metáforas que conlleva el hogar de una familia en decadencia que se atiene al devenir de su pauperrima existencia.

La que alguna vez fue una esplendida casa, ubicada en uno de los barrios de más prestigio, ahora se cae en pedazos. Así, el escenario expone las grandes crisis que viven los nuevos pequeño-burgueses en contextos que los rebasan por mucho: la gran casa se desmorona y la hipoteca les pisa los pies, la vida les pasa factura, habrá que cambiar lo que se está haciendo mal o perecer junto con la madera podrida del suelo.

Villa Dolorosa, representa una obra de culto sustentada en una deliciosa realización que provoca el disfrute de cualquiera que guste del buen teatro. Teatro íntimo que apuesta a la “actoralidad” que se refleja en un esplendido trabajo que responde a la agudeza de una comedia que refresca un clásico de la dramaturgia universal. Soberbias escenas que desde el guión y la disposición de escena, son la constante en la que se describe la situación familiar, un hecho que hace cristalino el aburrimiento.

Villa Dolorosa. Tres cumpleanos frustrados, con direccion de Silvia Ortega Vettoretti, se presenta en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helenico, marzo 2019. Foto Alfredo Millan Es importante para el público poner atención en este detalle, pues es algo cada vez más frecuente en nuestra forma de vida, el aburrimiento… Es gracias, al hartazgo y al fastidio que se cristaliza en nuestra cotidianidad lo que nos lleva a perder el significado de la vida, nada es emocionante o tan siquiera importante. Más allá de la crítica, de la risa, del humor, de la denuncia, queda la reflexión personal, ¿Qué es aquello de sucede en mi existencia que me lleva al disgusto de mi persona?

Villa Dolorosa. Tres cumpleaños frustrados, se presenta los jueves en el Foro la Gruta del Centro Cultural Helénico, una versión libre a partir de Las tres hermanas de Antón Chejov que se traduce en una obra fantástica e irresistible de principio a fin que nos seduce a través de aquellos personajes que en una aparente celebración terminan por evidenciar sus carencias e inestabilidad emocionales. Fotos: Alfredo Millán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“El texto de Evelyne de la Chenelière retoma el tema de la violencia psicológica en las escuelas, además de la tolerancia a la diversidad, pues el personaje es un migrante argelino que se enfrenta a un choque de culturas al mudarse a Canadá, y eso genera participación y reflexión entre el público”, Mahalat Sánchez.