Teatro

Los ingrávidos, una pieza de teatro narrativo sobre el entrecruce de vidas, letras y vivencias

Por: Miguel G. Calero — 26 de octubre, 2018

Puno de Tierra presenta Los Ingravidos, direccion de Fernando Bonilla. Foro Lucerna, octubre 2018 “Es ya el cielo. O la noche. O el mar que me reclama con la voz de mis ríos aún temblando en su trueno, sus mármoles yacentes hechos carne en la arena, y el hombre de la luna con la foca del circo, y vicios de mejillas pintadas en los puertos, y el horizonte tierno, siempre niño y eterno. Si he de vivir, que sea sin timón y en delirio”, Gilberto Owen.

Hay muchas maneras de contar una historia. Podemos bien tomar todos los hechos, ponerlos uno a uno en recuadros de papel, colocarlos azarosamente en un pequeño árbol seco y empezar a construir el relato a partir de las hojas que vayan cayendo, haciendo que el orden de la narración dependa del azar.

Así como la vida. Hay muchas maneras de contar una historia, la que nos cuenta Los ingrávidos es especialmente peculiar, porque son dos vidas, muchas muertes, y un solo árbol del que caen las hojas de papel.

Puno de Tierra presenta Los Ingravidos, direccion de Fernando Bonilla. Foro Lucerna, octubre 2018 Una obra densa, inmersa en guiños a las letras de Los Contemporáneos, los dulces (y finalmente negros) años veinte del siglo pasado, las peculiares relaciones de intelectuales de Nueva York y Ciudad de México y, finalmente, las experiencias límite que circundan la muerte.

La salvación poética es la única capaz de sacar al autor nuevamente a la vida. ¿Cuál es el mensaje de Los ingrávidos? Que la gente, no importando si está al tanto o no, muere muchas veces en una misma vida…

En una adaptación del libro con el mismo nombre (publicado en 2011), Los Ingrávidos es una narrativa original de Valeria Luiselli a la que Fernando Bonilla ha sabido ponerle su toque personal y generar una dramaturgia profunda, a la par de una dirección que resalta los componentes existencialistas y sombríos de la vida de Gilberto Owen (1904-1952).

Una historia donde todo se convierte en una vorágine de yuxtaposiciones cuando una joven editora quiere revivir su obra y proyectarla en la intelectualidad neoyorkina. Así, la vida, una editora obsesionada por su obra, la juventud, la vejez, la muerte y los nacimientos dibujan los contornos de un fluir constante de la vida.

Puno de Tierra presenta Los Ingravidos, direccion de Fernando Bonilla. Foro Lucerna, octubre 2018 El entrecruce de vidas, letras y vivencias se relaciona fuertemente con en el concepto del escenario, cuyo creativo es Gabriel Zapata, que trabajó en conjunto con la iluminación de Tenzing Ortega y el vestuario de buen apego histórico de Sandra Garibaldi.

En el escenario confluyen más de 10 personajes. Nada más que tres talentosos actores, de una asombrosa versatilidad momentánea como son Fernando Bonilla, Lourdes Echeverría y Meraqui Pradis, quienes le dieron vida e identidad a cada uno de los protagonistas.

El delirio nostálgico de Owen hace de su vida un tránsito convulso. La escritura, la vivencia y el penetrante mundo intelectual que nos llega en esta obra ponen la mesa para encuentros de ultratumba, de rutas casi dantescas. Todos los pensamientos se enfocan a pensar la muerte. La muerte como amiga, como necesidad, como sentido, como oposición y disposición inevitable.

Puno de Tierra presenta Los Ingravidos, direccion de Fernando Bonilla. Foro Lucerna, octubre 2018 Los Ingrávidos se presenta de viernes a domingo (hasta el 25 de noviembre) en el Foro Lucerna, una perspectiva escénica de Fernando Bonilla que para el público con vocación y llamado a la escritura no le pasará desapercibido ese cuestionamiento implícito y constante se susedenen cada escena…

¿Quién es verdaderamente el escritor?, ¿para qué escribe?, ¿qué busca con tanta insistencia? Como toda pregunta trascendente, no hay respuestas definitivas, pero sí se hace patente que la vida tiene ciclos y oportunidades, que de ser despreciados y perdidos, la nostalgia terminará abrumando hasta la locura al que escribe.

“La diferencia entre ser viejo y ser joven, es el grado de frivolidad con el que nos relacionamos con la muerte”, fragmento, dramaturgia de Fernando Bonilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“Para mí es un honor recibir este premio, por lo que significa tan importante personalidad como lo es José Limón, una persona que cambió cánones del bailarín, extraordinario docente, innovador de una técnica, persona admirable con fuerza interpretativa”, Laura Rocha, ganadorora del Premio Nacional de Danza José Limón