Teatro

Los Fragmentos de Mary… Frankenstein a 200 años de su publicación

Por: Miguel G. Calero — 29 de noviembre, 2018

Los Fragmentos de Mary, obra de Mary Shelly en la vision escenica de Roberto Eslava, se presenta en La Capilla, noviembre 2018. Foto Daniel Paniagua “Las alteraciones de la vida no son ni mucho menos tantas como las de los sentimientos humanos. Durante casi dos años había trabajado infatigablemente con el único propósito de infundir vida en un cuerpo inerte. Para ello me había privado de descanso y de salud. Lo había deseado con un fervor que sobrepasaba con mucho la moderación; pero ahora que lo había conseguido, la hermosura del sueño se desvanecía y la repugnancia y el horror me embargaban”, fragmento de Frankenstein, Mary Shelly.

La compañía Traslapo Teatro, a manera de tributo por el 200 aniversario de la publicación de Frankenstein o el Prometeo Moderno, nos regala un montaje interpretativo de la obra cumbre de Shelley. Esta puesta en escena ofrece fragmentos cruciales en la obra de una de las mejores escritoras del Romanticismo en lengua inglesa, que profundizan en su visión sobre la condición humana, la disidencia social y la marginación a lo diferente. De inicio podemos percatarnos que Los Fragmentos de Mary tiene una visión crítica y vanguardista para nuestra realidad presente.

Los Fragmentos de Mary, obra de Mary Shelly en la vision escenica de Roberto Eslava, se presenta en La Capilla, noviembre 2018. Foto Daniel Paniagua “Todos hemos sido presa y cazador, nadie escapa de su destino”, Roberto Eslava, Fragmento.

El género teatral es el de Impromtu, género comúnmente utilizado en el Romanticismo europeo, inclusive en el ambiente musical (Chopin por ejemplo). Este género se caracteriza por ser lúdico e improvisativo, así como por dividirse en tres partes.

En el escenario de Los Fragmentos… tres bellas creaciones (interpretadas por Mireya González, Idalina Hérnandez y Sofía Saenz) de Viktor Frankestein nos dan su versión de la naturaleza humana, cuestionando de forma profunda y con apego a las ideas románticas la forma mecánica de vivir en una sociedad industrial, capitalista y mercantilista.

“He inventado a un hombre que inventa a otro hombre. He retado al Dios de la vida”, Roberto Eslava, Fragmento.

Los Fragmentos de Mary, obra de Mary Shelly en la vision escenica de Roberto Eslava, se presenta en La Capilla, noviembre 2018. Foto Daniel Paniagua La crítica en la que nos envuelve este texto tiene pensado tocar uno de los temas más relevantes de nuestro tiempo: el dominio del otro. La crisis de la existencia humana está en su potencial creativo-destructivo, en su vocación pero al mismo tiempo en su fragilidad frente a todo lo que le rodea.

La condición humana ronda, gira y se debate entre ser amo o esclavo de la naturaleza, el que manda o el que agoniza frente a ella.

Todo cambia cuando Viktor Frankenstein, interpretado por Jonathan Caudillo, logra -con la ayuda del control del rayo- dar vida a su nuevo hombre (interpretado por Jorge Chávez Caballero), su propia monstruosidad…

La ilusión de vida se viene abajo cuando -con la terrible naturaleza de su ser-, la relación se polariza en una lucha por controlar todo lo que sucede a su alrededor, cuando el humano busca controlar a su creación y así mismo.

“El corazón es una máquina perfecta y extensa. La metáfora del amor cabe en un puño… ¿quién soy?, ¿dónde existo ahora”, Roberto Eslava, Fragmento.

Los Fragmentos de Mary, obra de Mary Shelly en la vision escenica de Roberto Eslava, se presenta en La Capilla, noviembre 2018. Foto Daniel Paniagua Los Fragmentos de Mary es una obra densa en reflexión, por ello el director y dramaturgo, Roberto Eslava recurrió al género Impromtu, a la agilidad de lo lúdico, de lo imprevisto. Esta obra busca, como la vanguardia teatral actual, romper esa cuarta pared que introduzca al público a la trama, así como sacar a los artistas y al guión a las butacas de la sala.

“Yo también creo que somos criaturas mal hechas y a medio terminar”, Roberto Eslava, Fragmento.

El mensaje de la obra, recuperando con fidelidad algunos aspectos interpretativos de Shelley, puede ser leído no sólo en la relación del ser humano con la naturaleza y la crisis actual, sino también en un aspecto psicológico básico.

Al acercarnos al ser, llamado humano, nos percatamos que es una obra inacabada, siempre inacabada, llena de trazos, de fragmentos; es en fragmentos como se nos muestra este escenario, haciendo del amor el gran lazo que una y ponga esperanza en la culminación de la obra que cada uno emprende consigo mismo.

Los Fragmentos de Mary, obra de Mary Shelly en la vision escenica de Roberto Eslava, se presenta en La Capilla, noviembre 2018. Foto Daniel Paniagua En la parte musical, el dinamismo y la hilarante sonoridad –creada y ejecutada en vivo por Óscar Galoz– dejan al público y a los artistas en un espacio lleno de libertad, de cadencia incierta y de desasosiego por cuál será el siguiente paso a dar.

Un especial énfasis en lo fantástico y experimental es de notar en el excelente trabajo de iluminación y vestuario de Humberto Mariscales, que ha sabido dar el tono lúgubre y épico a este número. Acompañado del vestuario, Diana Muñóz puso en cada personaje un toque único y auténtico que hilvana perfecto personalidad, papel y estilo en el maquillaje.

La ya citada musicalización es una pieza clave para comprender las formas en esta obra, siempre abierta a posibilidad, creación que está siendo hecha a la marcha, siguiendo la libertad y la guía del ritmo de los actos, en ejecución magistral de Oscar Galóz y su poco común instrumento.

Las dicotomías de vida-muerte, creación-destrucción, afecto-odio, mismidad-otredad son la cita que nos espera en Los Fragmentos de Mary, que se presenta cada miércoles (hasta el 19 de diciembre) en el Teatro la Capilla. La monstruosidad humana aguarda en potencia dentro de cada uno para dar vida a esta pieza teatral, esa misma que se escondía en el personaje creado hace 200 años por Mary Shelly. Fotos: Daniel Paniagua/Arte de Arte.

Una respuesta a “Los Fragmentos de Mary… Frankenstein a 200 años de su publicación”

  1. Aarón Mariscales Delgadillo dice:

    Muchas gracias Interescena.
    Solo una corrección.
    Diseño de Iluminación y Vestuario
    Aarón Mariscales su servidor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“Para mí es un honor recibir este premio, por lo que significa tan importante personalidad como lo es José Limón, una persona que cambió cánones del bailarín, extraordinario docente, innovador de una técnica, persona admirable con fuerza interpretativa”, Laura Rocha, ganadorora del Premio Nacional de Danza José Limón