Teatro

Guerra, a clown play, una obra donde los niños se divierten tanto como los adultos

Por: Enrique R. Mirabal — 7 de junio, 2019

Guerra a clown play, produccion de la Piara, se presenta en el Teatro Milan, junio 2019. Foto Arbus PhotographySi de reír se trata…

El temor a una guerra nuclear con catastróficos resultados para el planeta viene rondando en el imaginario colectivo desde el estallido de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. El temor latente se ha trasmitido a través de la literatura, el arte y el cine.

Las secuelas de la tragedia las encontramos en Hiroshima mon amour de Duras/Resnais y la aparición de la danza butoh y un sinfín de películas norteamericanas en las que Enola Gay pasó a ser un personaje principal y heroico. Lo que el futuro nos depara ha sido también materia prima en el cine.

Guerra, a clown play, una apuesta mexicana sobre el tema, proviene de textos de Seth Bockley y Devon de Mayo, figuras del teatro alternativo en Estados Unidos, más la complicidad del equipo mexicano que hizo posible concretar el proyecto, La Piara Teatro y la dramaturgia de Artús Chávez, Fernando Córdova y Madeleine Sierra.

Guerra a clown play, produccion de la Piara, se presenta en el Teatro Milan, junio 2019. Foto Arbus Photography Una guerra potencial es algo muy serio pero los creadores e intérpretes de Guerra a clown play, como su nombre nos anticipa, echan mano del humor para enfocar el problema sin pretender solucionarlo ¿quién podría?

La cita referencial del programa de mano es la película que dirigió Stanley Kubrick en 1964, Dr. Strangelove, cuyo protagónico corrió a cargo de Peter Sellers, un británico que retomó los caminos de la comedia con nuevos ingredientes que se acercaban al gusto del público de los años 60… pero siempre haciendo reír.

Los tres actores que viven una virtual Tercera Guerra Mundial, Artús Chávez, Fernando Córdova y Nohemí Espinosa, salen a escena pertrechados de un arsenal de recursos escénicos apoyados, como el título nos indica, en la técnica del clown, en la gestualidad amplificada con juegos apoyados en la dinámica del cuerpo y la necesaria ruptura de la cuarta pared para incorporar al público con todas las reglas del juego. Y sí que funciona. Las carcajadas suenan de principio a fin, tanto por parte de los niños como de los adultos, cada cual desde su aproximación al tema a través de sus experiencias. Imposible resistirse a participar.

Guerra a clown play, produccion de la Piara, se presenta en el Teatro Milan, junio 2019. Foto Arbus Photography El ritmo y las cadencias de la puesta dosifican con gran tino la progresión dramática, de los gags inocentes pero efectivos del comienzo al crescendo final realzado con una musicalización ad hoc como puede ser la cantata de Carl Orff (muy buena selección por su grandilocuencia, máxime considerando las simpatías del músico alemán por el nacionalsocialismo).

De vuelta al cine y la guerra en clave de humor, no es posible obviar a Charles Chaplin en su inolvidable caracterización de Hitler en El gran dictador (1940), en especial, la secuencia bailada en la que juega con el globo terráqueo: el futuro del mundo rebota del trasero de un lunático megalómano. Algo similar a esta escena se puede ver, con otros recursos y gimmicks, en Guerra.

Guerra a clown play, produccion de la Piara, se presenta en el Teatro Milan, junio 2019. Foto Arbus Photography Artús Chávez, como el elegante y frívolo militar que juega con la vida de los demás, nos da una lección de lo que debe ser un actor integral, capaz de poner en función de la dramaturgia toda la gama de expresiones y sobre exposiciones que detonan la risa con la satisfacción de estar viendo teatro puro, el que regresa a los orígenes, a la catarsis causada, en este caso, por la risa.

Así fue con la Commedia dell´arte en las plazas italianas, el circo y el vaudeville británico de los que se nutrió Chaplin para llegar a ser Charlot: el clown, el payaso que hace reír (y llorar).

El productor y director residente de esta puesta que demanda inagotables recursos visuales y sonoros es Froylán Tiscareño quien se luce con un diseño de producción que deberían copiar los encargados de tantos mustios musicales que vemos por acá. En Guerra, la producción apoya y realza la dramaturgia de manera fluida y orgánica. Todo funciona como debe ser y eso se nota con las reacciones espontáneas del público.

Guerra a clown play, produccion de la Piara, se presenta en el Teatro Milan, junio 2019. Foto Arbus Photography Fernando Córdova, a quien aplaudimos en Bottom, es la contraparte ideal para Chávez, ambos se complementan y refuerzan, son la pareja dispareja ideal e insustituible en lo clown. Córdova atrapa al público y lo convierte en su cómplice a la primera.

Nohemí Espinosa embona perfectamente en este trío con el que todo sale bien. Un ejemplo de casting ideal que no es común encontrar.

Guerra, a clown play seguirá todos los domingos de junio en el Teatro Milán. La obra ha llevado varias temporadas en cartelera que comenzaron en el desaparecido Foro Shakespeare.

La obra merece más presentaciones, sobre todo, con las vacaciones escolares a la vuelta. Se divierten los niños tanto como los adultos. No hay mejor manera de tomar conciencia de un peligro que riéndonos de él. Juega con la guerra y la espantarás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“Doctor Fo promete regalarnos una experiencia llena de bullicio, lobreguez y estupor. Los actores llevarán al público de la mano con rumbo a lo desconocido, directo a una lejana mansión que desborda locura, con una atmósfera onírica que le permitirá al espectador sentirse inmerso en otro mundo”, Alejandro Cervantes.