Música

El caserío de Jesús Guridi en el Teatro de la Zarzuela de Madrid

Por: Enrique R. Mirabal — 6 de noviembre, 2019

El caserio, puesta en escena de Pablo Viar, se presenta en el Teatro de la Zarzuela. Madrid, octubre 2019. Foto Antonio Castro Andansas de un sarsuelero…

La programación del Teatro de la Zarzuela se proyecta con las obras más populares y el rescate de otras que nos sorprenden por su inexplicable ausencia. El caserío del vasco Jesús Guridi (1886-1961) retoma el escenario de la calle Jovellanos por derecho propio y con nuevos bríos que le imprimen a esta obra de 1926, tanto la puesta en escena de Pablo Viar como la dirección musical de Juanjo Mena. Ante todo, vale puntualizar que Guridi es un músico de sólida formación académica al que no le eran ajenas las diferentes corrientes artísticas que surgían en Europa a la vuelta del siglo XX. En El caserío, asoman algunos acentos veristas que lo confirman.

Al igual que cierto sector del público, Guridi no sintió una atracción especial por la zarzuela hasta que escuchó una que le inoculó el virus que muchos cargamos con orgullo y ostentación. El caserío parte de un libreto del sin par dúo Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw, corresponsables del éxito de Luisa Fernanda y Doña Francisquita, nada menos.

El caserio, puesta en escena de Pablo Viar, se presenta en el Teatro de la Zarzuela. Madrid, octubre 2019. Foto Enrique Moreno Esquibel La conjunción entre libretistas y compositor es armoniosa. El uso del lenguaje vernáculo y los juegos de palabras tienen una atinada correspondencia en el ritmo de los momentos más alegres y vivarachos, con la diferencia de que aquí no aparecen chulos ni chulapas ni, mucho menos, verbenas ni mantones de Manila. En El caserío no sólo se muestran intrigas románticas, la picardía de los personajes populares y la vida consuetudinaria a principios del siglo XX en un caserío vasco, Sasibil, situado en la aldea de Arrigorri que, inamovible en el tiempo, tiene su equivalente en la escocesa Brigadoon.

También están retratados aquellos hombres que fueron a hacer las Américas, más conocidos como los indianos que regresan a su patria chica con una fortuna que los distingue del resto de sus paisanos y los convierten en atractivos pretendientes matrimoniales. En este punto, la trama se acerca, (Mi aldea… incluida) a la de Los gavilanes de Jacinto Guerrero, estrenada tres años antes de El caserío. No es fortuita coincidencia, la historia pone su huella en la ficción y en el lenguaje.

El caserio, puesta en escena de Pablo Viar, se presenta en el Teatro de la Zarzuela. Madrid, octubre 2019. Foto Enrique Moreno Esquibel El libreto está salpicado de palabras y giros sintácticos que reflejan el habla cotidiana en el país vasco más la influencia de los países a los que viajaron los indianos, la cadencia de la lengua de las lejanas tierras, el vocabulario importado (destacado en bastardillas en el libreto) y la peculiar pronunciación que no distingue el sonido de la z y la s.

A veces, no se trata más que del retorno de algunas palabras y locuciones que regresan a su lugar de origen cuando en éste han sido olvidadas. Recordemos la cuantiosa migración hacia América al finalizar la guerra hispano-cubanoamericana. Valle Inclán retrata, en clave esperpento, esos años, pero no se trata de hacer antropología de la zarzuela sino celebración del género.

Del montaje de cada zarzuela, en nuestros días, surgen los detractores de las puestas cargadas de anacronismos snobs y, en otros, el rechazo a cualquier alteración espacio-temporal. El caserío queda en la línea divisoria entre ambas corrientes, con mayor inclinación a lo clásico, una coherencia que no se debe romper, a riesgo de caer en el ridículo. Quien escribe estas líneas, lo corrobora con el aggiornamento de La Traviata en Garnier (Violeta adicta al móvil). El precepto es tan válido para la ópera como para la zarzuela.

El caserio, puesta en escena de Pablo Viar, se presenta en el Teatro de la Zarzuela. Madrid, octubre 2019. Foto Enrique Moreno Esquibel La escenografía de Daniel Bianco, funcional y sencilla en el primer acto, guarda su gran sorpresa para los dos últimos actos de los tres que componen la obra. De la fachada del caserío inicial al escalonado set multifuncional que le sucede, podemos ver a los aficionados a la pelota vasca convertirse en feligreses que acuden a misa y, para concluir, a todo un pueblo en el ágora donde se dirimen entramados del libreto. Un ingenioso acierto que aún nos guarda una escena crepuscular con reminiscencias de los grandes pintores y de imágenes icónicas del cine. Cada cual escogerá a su preferido para compararlo.

Otro elemento indispensable, cuando así lo requiere la obra, es la participación de un cuerpo de baile que realce lo festivo y lúdico dentro de la trama y alrededor de ella. En El caserío, por la exaltación de los usos y costumbres del país vasco, no podía faltar un conjunto que se uniera al sabor regional. Con mucho tino, Eduardo Murruamendiaraz guía a su Aukeran Dantza Konpainia en coloridas y alegres estampas que se integran al drama con absoluta coherencia, como debe ser en toda zarzuela.

El caserio, puesta en escena de Pablo Viar, se presenta en el Teatro de la Zarzuela. Madrid, octubre 2019. Foto Enrique Moreno Esquibel Con dos repartos que alternan, la función vista y escuchada por este crítico con el segundo reparto, fue muy satisfactoria. Repartidas las voces según la tesitura ideal para cada personaje, imperativo del teatro lírico, el resultado fue muy homogéneo, tal vez, demasiado. EL balance indispensable entre el desempeño vocal y el actoral no desmereció. Como siempre sucede, Txomin, un caricato tenor, encuentra una rápida identificación con el público. Da gusto recordar al primer Txomin, Don Antonio Palacios, otro español que hizo las Américas y promovió la zarzuela, primero en México y, esencialmente, en Cuba.

Un ejemplo del toma y daca en la historia de la música entre España y Latinoamérica se mostrará en el Teatro de la Zarzuela en el mes de enero cuando Cecilia Valdés, zarzuela del cubano Gonzalo Roig, subirá a escena con la espléndida Elizabeth Caballero en el papel titular.

El caserio, puesta en escena de Pablo Viar, se presenta en el Teatro de la Zarzuela. Madrid, octubre 2019. Cuba fue el único país de América Latina en el que la zarzuela prendió con fuerza tal que produjo una tríada de compositores (nótese el origen de los apellidos) que cultivaron el género con sello propio y compusieron obras de gran vuelo siguiendo todos sus cánones: Gonzalo Roig (Cecilia Valdés), Ernesto Lecuona (María La O y El cafetal, grabadas por Montilla) y Rodrigo Prats (Amalia Batista).

De vuelta a Guridi, en El caserío no se detiene la revisión que, de su catálogo lírico, el Teatro de la Zarzuela le ha dedicado en este 2019: una versión en concierto de su ópera Mirentxu, cantada en euskera y con la participación de la sobresaliente soprano, también vasca, Ainhoa Arteta, se podrá escuchar en noviembre. El año Guridi, sin duda alguna. Honor a quien lo merece.

P.S: Entre el público incondicional y muy entendido que llena el Teatro de la Zarzuela, da gusto escuchar los bravi de un bienvenido grupo de jóvenes que garantizan el relevo de zarzueleros y sarsueleros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“Desde los primeros momentos en que escuché la obra y pude leer los poemas goliardos quedé cautivada por el trabajo de Orff, quien supo captar el espíritu de esa época”, Nellie Happee.