Infantil

Papá está en la Atlántida, poesía escénica en la visión de Esteban Castellanos

Por: Claudia Magun — 24 de marzo, 2019

Papa esta en la Atlantida, obra de Los Pinches Chamacos, se presenta en el Teatro  Sergio Magana, marzo 2019 “Si mamá no hubiera muerto, papá no se hubiera ido, seguiría trabajando como maestro…”

Hace un par de meses estuvimos en el Teatro Sergio Magaña, en una de las primeras funciones de Papá está en la Atlántida, una propuesta muy bien lograda, empero, en mí muy personal percepción de aquello que representa el teatro como un divertimento, esta propuesta de la compañía Los pinches chamacos, es, casi, casi, una tragedia griega.

En este ejercicio, que se basa en la dramaturgia de Javier Malpica y la dirección de escena de Esteban Castellanos, la historia se suscribe con una profundidad que llega hasta las lágrimas. No es mala, por lo contrario, es un relato bastante ameno que además de tener un sentido poético y ser representado con bastante ingenio, empero, la historia nos lleva por la vida de dos huérfanos que a partir de la muerte de su madre y la desaparición de su padre son abandonados en casa de unos abuelos poco cariñosos.

Papa esta en la Atlantida, obra de Los Pinches Chamacos, se presenta en el Teatro  Sergio Magana, marzo 2019 Es ahí, donde inicia la terrible travesía de estos dos pequeños personajes que a su corta edad sufrirán el infortunio. En adelante, la vida les depara un sin fin de calamidades, falta de cariño, maltrato, falta de educación, pagar un techo y sus alimentos sirviendo de tenderos en el negocio de una segunda familia que los considera casi esclavos… una vida llena de penurias y carencia de afecto.

Su primer destino, la casa de los abuelos, “un lugar viejo lleno de telarañas, donde el abuelo le hacía creer en Dios pegándole con una Biblia en la cabeza”, una muy triste descripción de aquel pequeño niño al encontrarse con su nuevo hogar. Así, el correr del tiempo y las miserias que padecen los dos hermanos los llevará a emprender el camino en busca de aquel padre que años atrás los dejó a la deriva por conseguir una nueva vida más allá de la frontera…

Papa esta en la Atlantida, obra de Los Pinches Chamacos, se presenta en el Teatro  Sergio Magana, marzo 2019 Como se puede leer entre líneas, esta breve síntesis de la historia no es muy recomendada para conquistar a un público que –en su mayoría– adolece de una falta de empatía con el dolor humano. A menos que el dolor le sea cercano. Para los jóvenes de hoy que viven rodeados de la violencia que les significa la televisión, las películas y sobre todo los juegos electrónicos, los lleva con toda naturalidad a convivir con un mundo despiadado donde la maldad y el sufrimiento se ha vuelto cotidiano, esta historia no les significa nada, no hay peleas, no existen los muertos, no hay adrenalina, solo son palabras.

Empero, si hablamos desde la perspectiva teatral, esta producción de Los pinches chamacos se puede calificar como un ejercicio excelente, donde la dramaturgia de Malpica te cala hasta las lágrimas y la concepción escénica de Castellanos se dibuja como una poesía de imágenes que a partir del trabajo actoral descubre aquello que representa el teatro como expresión de los sentimientos.

Papá está en la Atlántida, es sin duda uno de esos ejercicios que desde la vertiente literaria ofrece a la teatralidad diversas posibilidades para contar una historia que al rescatar las remembranzas de sus dos personajes permite al espectador sumergirse en su propia reflexión y revivir su historia familiar.

Papa esta en la Atlantida, obra de Los Pinches Chamacos, se presenta en el Teatro  Sergio Magana, marzo 2019 Escenas que se entrecruzan la familia con el fenómeno de la migración, aquel que conlleva, en muchos de los casos, a una trágica realidad: un encuentro con la muerte. Aquella desgracia que en estos tiempos ocurre a muchos niños y jóvenes que arriesgan sus vidas en busca de sus seres queridos que se fueron para encontrarse con una mejor calidad de vida, ya que en su país desgraciadamente, no la pueden obtener.

“Cuando una familia se desintegra, sus miembros ya no son tales y como seres individuales comienzan a perder su identidad, de ahí la necesidad de buscar a nuestros padres si es que nos han abandonado o de sustituirlos si es que los hemos perdido. Ésta es la búsqueda que los protagonistas de la obra realizan cuando al ser abandonados por su padre deciden ir en su búsqueda, a pesar de otros familiares y de las fronteras mismas. Todos somos en función de que formamos parte de un grupo”, Javier Malpica.

Papa esta en la Atlantida, obra de Los Pinches Chamacos, se presenta en el Teatro  Sergio Magana, marzo 2019 Son las palabras de un escritor consiente que a través de su texto pretende transmitir un mensaje para aquellos jóvenes que al acercarse al teatro desarrollen una empatía con aquello que sucede en ese mundo que para ellos puede ser muy ajeno, pero para otros es lo inmediato. Ese mundo que ha sido socavado por la pobreza y con ello, la violencia desatada en todo nuestro país y, en todo el mundo.

Papá está en la Atlántida, presenta dos funciones más, domingos 24 y 31 de marzo, en el Teatro Sergio Magaña, una obra que más allá del divertimento, nos abre una ventana hacia la consideración ante la desgracia humana, aquella que ya no se quiere ver, ni escuchar, pero que en esta obra de Los Pinches chamacos, se nos presenta con una fuerza dramática insólita que debe ser vista por nuestros jóvenes para recuperar valores humanos tan fundamentales como la solidaridad y la fraternidad, valores que han sido socavados por la violencia desatada en todo el país y, en todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“El texto de Evelyne de la Chenelière retoma el tema de la violencia psicológica en las escuelas, además de la tolerancia a la diversidad, pues el personaje es un migrante argelino que se enfrenta a un choque de culturas al mudarse a Canadá, y eso genera participación y reflexión entre el público”, Mahalat Sánchez.