Danza

La tragedia de Romeo y Julieta llega al Castillo de Chapultepec

Por: Susana Fernández — 7 de marzo, 2018

Romeo y Julieta se presenta en el Castillo Chapultepec, marzo 2018 No existe una tragedia con final feliz, sin embargo, la versión coreográfica de Romeo y Julieta que hoy nos ocupa te deja la sensación de que la lo sublime puede estar presente en los momentos más oscuros del ser humano.

Así, la historia clásica de los enamorados de Verona se presenta ahora en uno de los escenarios más emblemáticos de la Ciudad de México, el Castillo de Chapultepec, para contarnos a través del lenguaje coreográfico y la música de Serguéi Prokófiev este clásico de William Shakespeare a partir de escenas en movimiento en un escenario natural que permite trasladarnos desde la fiesta donde los enamorados se encuentran hasta las escenas de la batalla donde muere Mercucio, el mejor amigo de Romeo.

Estrenada en 2016 en la Capilla Gótica del Instituto Cultural Helénico, esta relectura de Romeo y Julieta, sale ahora de la intimidad para crecer tanto en la interpretación como en la expresión coreográfica para dar vida a una serie de fatalidades que provocan que la pareja escoja el suicidio como única alternativa antes de vivir separados el resto de sus vidas.

Romeo y Julieta se presenta en el Castillo Chapultepec, marzo 2018 Haciendo de esta bella historia isabelina una propuesta más actual que lleva en los papeles principales la representación de Raúl Tamez –como el joven Montesco– y Cynthia Hamm –como la joven Capuleto–, dos jóvenes talentos de la danza que en esta nueva propuesta dan vida a los amantes a través de una proyección escénica donde el amor y la tragedia se muestra mucho más cercana a las vivencias de los jóvenes de nuestro tiempo.

Él mucho más visceral e incluso violento cuando ve amenazado su amor o busca la venganza tras la muerte de su amigo; ella, es una mujer con mayor voluntad dispuesta a romper con el matrimonio impuesto por su padre o las reglas de su época, de esta forma la historia rompe con los cánones tradicionales y se acerca más allá del clásico ballet al gusto del espectador.

Concebida por tres diferentes estéticas para abordar el quehacer dancístico, Rodrigo González, Óscar Ruvalcaba Pérez y el propio Raúl Taméz, dibujan esta versión de Romeo y Julieta como una pieza de danza contemporánea que se sostiene en una visión más contemporánea. Así, en el escenario más de 20 bailarines en escena, con un vestuario fastuoso y un diseño de iluminación espléndido y por supuesto recreado en un escenario ideal, permiten desde una perspectiva más escénica apreciar el género como un espectáculo más rico que se descubre a través del imaginario de la danza.

Romeo y Julieta se presenta en el Castillo Chapultepec, marzo 2018 Es un Romeo y Julieta que sin olvidar el dramatismo del autor inglés se presenta sin falsas poses vanguardistas, pero si como un espectáculo más lúdico y mucho más ágil (poco más de hora y media) para acercar al público a una historia universal que se mantiene vigente sin importar el paso de los años y los cambios que se han generado en nuestra sociedad.

En una corta temporada que va de jueves a domingo, hasta el 11 de marzo y, tras una breve pausa, retomando funciones del 28 de marzo al 1 de abril, Romeo y Julieta nos lleva por esa romántica historia de amor y de pasiones a través de una versión tratada con la reverencia que un clásico exige, empero con la frescura de tres creadores que la enriquecen con el lenguaje contemporáneo.

A la noche parece gustarle la danza, así que si ustedes queridos lectores corren con un poco de suerte –como fue nuestro caso–, tal vez se vean sorprendidos por la belleza de la Luna que de vez en vez se asoma para darle luz a esta romántica historia shakesperiana o bien mostrar que la belleza de la danza en un escenario como el Castillo de Chapultepec persiste aun en la noche más oscura…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“Me gusta obligar al público a que habite esa contradicción y ponerlo en problemas a propósito de la etiqueta que se le deba poner a un personaje respecto a si es bueno o malo”, David Gaitán director de Enemigo del pueblo.