Danza

En tercera persona… la máscara como un ente silente que oculta quienes somos en realidad

Por: Susana Fernández — 13 de diciembre, 2018

Physical Momentum presento Tercera Persona, obra de Francisco Cordova. Teatro de la Ciudad, diciembre 2018. Foto Carlos Porras “No trato de representar absolutamente nada espiritual, sino más bien nuestros demonios interiores. Trato de exponer las demonizaciones que nos caracterizan, esas múltiples personalidades que nos construyen”, Francisco Córdova, director de Physical Momentum, quien cerró este 2018 con la presentación de En tercera persona.

Provocador y violento, con un marcado gusto por explorar el lado oscuro del ser humano, Francisco Córdova es sin duda un artista que busca sacar al espectador de su zona de confort sin limitarse a la expresión corporal que sólo aluda a la belleza. Él, como creador se arriesga por una danza que trasciende lo estético.

Esa es la línea coreográfica de En tercera persona, un concepto que más allá de su corporalidad se finca en un arte visual que el coreógrafo define como “fisicalidad extrema”, “realicé diversos estudios sobre el trabajo de máscara corporal y justamente hice una mezcla con el lenguaje físico que hago y salió un algo extraño. Fuerte desde el cuerpo y desde la imagen, una imagen cruda de presenciar, como si se tratará de una arquitectura facial que nos representa como personas”, Francisco Córdova.

Physical Momentum presento Tercera Persona, obra de Francisco Cordova. Teatro de la Ciudad, diciembre 2018. Foto Carlos Porras Fue así, que quienes estuvimos presentes, el pasado viernes 7 de diciembre, en la función que ofreció Physical Momentum en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, observamos desde la butaca una danza donde los movimientos vertiginosos de un ser enigmático que carente de cualquier afeite nos descubría lo peor del ser humano. Al final, la sorpresa fue más allá de las imágenes, el intérprete no era uno, eran cuatro bailarines que nos mostraban a un personaje anónimo que encubierto por la máscara descubría diversas lecturas del hombre “la otredad como demonización y deshumanización de quienes somos como individuos…”

La máscara como elemento escénico, como herramienta neutra, aquella que no devela emociones, solo el cuerpo nos descubría ese manifiesto establecido por una sociedad que nos obliga a disfrazar el alma, a aparentar lo que sentimos para encajar en los estereotipos. La máscara, como un ente silente que oculta quienes somos en realidad.

Physical Momentum presento Tercera Persona, obra de Francisco Cordova. Teatro de la Ciudad, diciembre 2018. Foto Carlos Porras Aquella que como secreto de nuestra verdad encubre lo peor de nosotros mismos… Cuatro personajes indiferentes representados en el imaginario de Francisco Córdova, quien se interna en las variables filosóficas de nuestra identidad a partir de una construcción llamada En tercera persona, una experiencia intima del conflicto que representa descubrir, entender y aceptar lo que cada uno de nosotros somos como sujetos.

En tercera persona, no sólo se dibuja a partir del trabajo de la máscara, también se sostiene en el diseño escenográfico de la catalana Judy Bertch –recreado en México por Héctor Lara–, la cual en conjunción con el trabajo sonoro de Manuel Estrella, delinea esta historia que irrumpe en las variables filosóficas de nuestra identidad.

“Imaginamos una escenografía sencilla pero contundente capaz de transformarse para dar paso a múltiples posibilidades, una iluminación que incita a la percepción aguda del espectador y un ambiente sonoro que colabora para detonar una fuga de sensaciones capas de alimentarse del despliegue corporal a través de un lenguaje dancístico elaborado y llevado al extremo del esfuerzo físico e interpretativo. Tres elementos conjugados en imágenes que invitan a la experiencia escénica de lo que vivimos cada día”, Francisco Córdova.

Physical Momentum presento Tercera Persona, obra de Francisco Cordova. Teatro de la Ciudad, diciembre 2018. Foto Carlos Porras Debemos agradecer que previamente a su presentación en el Teatro de la Ciudad, InterEscena tuvo la oportunidad de hablar con el director de Physical Momentum sobre el estilo coreográfico que ha desarrollado, ese que se caracteriza por conceptuar ejercicios donde el bailarín siempre es copartícipe con la escenografía.

En esta charla Francisco Córdova nos habló sobre ese innovador concepto por el que apuesta: “La práctica de mi danza, es una danza de impacto, una danza que no está enmarcada en las técnicas convencionales que la gente puede reconocer. El trabajo de ‘máscara corporal’ es un estilo de teatro que nace de la pregunta: ¿cómo puedo corporalizar o construir un cuerpo desde lo que la máscara me representa? Una mezcla del entrenamiento y de la investigación del cuerpo que he realizado desde hace casi 12 años”, Francisco Córdova.

Physical Momentum presento Tercera Persona, obra de Francisco Cordova. Teatro de la Ciudad, diciembre 2018. Foto Carlos Porras La función de Physical Momentum en el Teatro de la Ciudad fue la culminación de un año con muchos logros –recordamos su éxito en el Palacio de Bellas Artes, donde en el pasado mes de julio presenciamos el estreno de Ten cuidado con lo que deseas, una coreografía de gran formato que realmente nos sorprendió–, una representación que significó una noche de vítores y congratulaciones para Francisco Córdova, quien con la simpatía que le caracteriza, al final de la función salió al lobby para dejarse querer por su público.

Un público agradecido –entre el que nos encontramos– que aplaudió el talento de este coreógrafo mexicano que tiene la cualidad de generar emociones desde la expresión del arte escénico, un arte que muestra la belleza desde el lado oscuro del ser humano, que conmueve y con su danza nos provoca reconocernos a través de la mirada del otro. Fotos: Carlos Porraz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“Danzar es encontrarse, decir quién es uno, es renacer al rehacer el cuerpo. Bailar es llenar con nuestro yo el yo del otro. Danzar es amar”, Gloria Contreras, octubre 2005