Teatro

En casa en el Zoo: ¡animales somos!

Por: Josué Romero — 13 de julio, 2017

En casa en el Zoo, obra de Edwar Albee con direccion de Víctor Weinstock, se presenta en el Foro Shakespeare, julio 2017 Sábado en la noche y salgo confundido del Foro Shakespeare. Al salir sentí que viví, así lo puse en facebook, una total catarsis, como bien lo describió Aristóteles al definir la tragedia. Mi purificación fue emocional, mental y espiritual gracias a aquello que experimenté En casa en el Zoo

Fue toda una experiencia teatral, al estar frente al escenario sentía la compasión y el miedo y, hasta esa risita nerviosa que te sale cuando te obligan a enfrentarte —o a mirar en el caso del teatro— ante una de esas batallas de nuestra existencia como ser humano: la batalla entre la bestialidad y lo que pensamos qué es lo civilizado.

Me explico un poco más. Imagínense, la tan llamada catarsis teatral inicia cuando dan la bendita “tercera llamada”, en ese momento aparece un hombre en el escenario. Más tarde sabremos que se llama Peter (Odiseo Bichir) y desde el fondo surge una voz femenina, es Ann (Itari Martha) quien dice, así de simple: “tenemos que hablar”, desde ahi se escucha la primera frase lapidaria, aquella que en más de una ocasión nos ha hecho sentir que tiembla todo a nuestro alrededor. Debo de confesar, que a mí, me aterra.

En casa en el Zoo, obra de Edwar Albee con direccion de Víctor Weinstock, se presenta en el Foro Shakespeare, julio 2017 Estamos “en casa”, en ese primer universo planteado por el autor estadounidense Edwar Albee –célebre por la obra ¿Quién teme a Virginia Wolf?–, quien en su historia suscribe a un matrimonio que se enfrenta a la cotidianidad y al anhelo de romper con ella. Ese algo que se acaba, que surge en las conversaciones triviales y absurdas donde ambos, a través de juegos de palabras, trazan la posibilidad de, por un lado, rebanarse los senos para evitar el fatídico cáncer de mama y, por el otro, los problemas que enfrenta él con su prepucio.

¿Cuál es el sentido? Simple. Empezar a romper la rutina del hogar limpio y tranquilo, de la esposa, de las hijas y hasta de las mascotas, así se descubre –con una sutileza sorprendente–, el desacuerdo y la frustración que les invade en casa. Porque si no fuera así, entonces ¿por qué plantear, entre sombras, la posibilidad de tener un amante? ¿Hacia dónde quiere ir ella? ¿A la incomunicación o a la comunicación? ¿A querer sentirse escuchada? ¿O simplemente, esperar que salga el lado salvaje que todos llevamos dentro para recuperar nuestra forma de vida?

En casa en el Zoo, obra de Edwar Albee con direccion de Víctor Weinstock, se presenta en el Foro Shakespeare, julio 2017 Después de todo… ¡animales somos!

Ya en el segundo universo, “en el Zoo”, Peter, después de darse un tiempo para él, decide irse al parque a leer y sentarse en la banca de siempre. ¿Qué pasa ahí? Lo impensable. Una pelea por el espacio y un trágico final, porque desde que aparece Jerry (Bruno Bichir) en el escenario no tiene ningún otro propósito más que platicar con Peter y compartir su experiencia en el zoológico.

Sin embargo, el asunto va más allá y surge un enfrentamiento entre la bestialidad humana y lo civilizado. Si bien es cierto que Peter es un ser humano tranquilo —más bien hasta pusilánime— Jerry es todo lo opuesto. Es un hombre consumido por la “civilización” y el progreso, pero también es un miserable que vive en una casa de huéspedes en condiciones inhumanas y que a través de la metáfora de su relación con un perro comunica su imposibilidad de relacionarse con las personas. ¿Así o más miserable?

En casa en el Zoo, obra de Edwar Albee con direccion de Víctor Weinstock, se presenta en el Foro Shakespeare, julio 2017 Aunque pareciera que son universos distintos, En casa en el Zoo, los mundos se mezclan e interactúan para señalar, e incluso denunciar, la crueldad que existe por naturaleza en el hombre… Eso es lo que retrata Edwar Albee en este texto inquietante que bajo la dirección de Víctor Weinstock nos muestra dos personalidades angustiantes que nos sumergen en una realidad cotidiana y, al mismo tiempo, contundente.

¿Anhelas vivir al límite? ¿Es el sinsentido una forma de vida? ¿Es la cotidianidad el camino? Más que respuestas, al ver En casa en el Zoo, seguramente te surgirán muchas preguntas, porque en esta propuesta de Weinstock –que se presenta todos los fines de semana, en el Foro Shakespeare– todo se cuestiona y tú como espectador te preguntarás qué es de tu vida, pero sobre todo, te identificarás con esos personajes vacíos que cuestionan la crueldad… ¿del amor? Fotos: Xavier C. Sheinbaum.

Una respuesta a “En casa en el Zoo: ¡animales somos!”

  1. Manuel Peña Miranda dice:

    magnifica descripción; en mi próxima visita a la CDMX, tendremos que ir a disfrutarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“Recuperar nuestras tradiciones es una forma de afianzar la identidad. El orgullo por lo mexicano nos da fuerza como nación, sin que implique falsos patrioterismos. ¡Viva la diversidad!, podemos ser ciudadanos del mundo desde lo mexicano…”, Arturo Beristain.