Música

Zazhil, una coyuntura entre la raíz del son y la identidad urbana

Por: Claudia Magun — 12 de mayo, 2017

Zazhil celebra 35 anos de trayectoria en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, mayo 2017 En un festejo que celebra su trayectoria de 35 años Zazhil muestra ese estilo que hace del son mexicano en una mezcla heterogénea que deja atrás lo tradicional del género a partir de una fusión que, sin perder la esencia de su legado, ofrece una narrativa sonora que en combinación con estilos urbanos como el jazz, el blues, el rock, los ritmos afroantillanos, el flamenco, y otras tantos géneros, hace del son una expresión entre armonías, melodías y ritmos…

“De alguna manera combativa, en aquellos años, queríamos proponer un sonido diferente a la música mexicana. Nos encantaban las cosas respetables que había hecho el mariachi y la música norteña, pero siempre exploramos otros géneros musicales –como la música de tierra caliente de Guerrero y Michoacán–, entre ellos las danzas indígenas, de una riqueza increíble”, Enrique Hernández.

Zazhil celebra 35 anos  de trayectoria en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, mayo 2017 Zazhil, es esa fusión que ha hecho del son una declaración que, desde su creación en 1981, se acomodó en el gusto de un público que lo reconoce por ese sonido particular que descubrió a través de su entendimiento con el sentir de los músicos campesinos, indígenas o mestizos. Como dice Enrique Hernández: “para aprender y respetar las formas y los ritmos musicales, y luego transformarlas en lo propio”.

“De lo contrario, se corre el riesgo de hacer una especie de caricatura y se ponen en juego los estilos musicales. Quizás ése ha sido el secreto de Zazhil al hacer fusión y que la gente lo acepte. Finalmente, el 12 de mayo el público dirá si nos sigue aceptando”, Enrique Hernández.

Enrique Hernández, Efrén Vargas, Adrián Molina, Ramón Sánchez, Víctor López, Alejandro Montaño y Sergio Gelista, son quienes conforman la alineación de este ensamble hoy integrado por fundadores y nuevos talentos que descubren con su música una coyuntura entre la raíz del son y la identidad urbana, un sonido que hace de la tradición una exposición más universal.

Zazhil celebra 35 anos  de trayectoria en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, mayo 2017 Son los instrumentistas que través de la flauta indígena, la percusión tradicional, la quinta huapanguera, la jarana huasteca y veracruzana, la vihuela y el arpa, el bajo y la guitarra eléctricos, el sintentizador, los loops, el saxofón y la batería, logran una visión más contemporánea del llamado son mexicano a través de la experimentación con las tendencias que reforman las sonoridades del mundo.

Músicos de buena cepa, que han hecho de las costumbres mexicanas y los influjos que se suceden más allá de las fronteras, una identidad que representaba en aquellos años cuando se dieron a conocer y hoy todavía significan una encomienda para los conceptos musicales, como aquellos grupos chilenos, argentinos y brasileños que en aquel momento retomaban sus raíces y las transformaban en algo nuevo.

Zazhil celebra 35 anos  de trayectoria en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, mayo 2017 Zazhil 35 años: Fusionando el son, se presenta mañana viernes 12 de mayo, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, un concierto donde el público se encontrará con muchas sorpresas, como el estreno de una nueva canción basada en un poema escrito por uno de los padres de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, “a manera de recordatorio de lo que no se ha resuelto en el país”.

“A 35 años de hacer música, indudablemente no se puede evitar tocar las piezas emblemáticas que fueron parteaguas para la fusión. El concierto será una especie de recorrido musical, pero también queremos mostrar lo que hace el grupo en la actualidad”, Enrique Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“No proponemos ideas fijas ni mensajes cerrados. Sólo procuramos que el espectador sienta. Y cuando alguien siente, comprende”, Peter Brook.