Música

Un tranvía llamado deseo… un espectáculo de ópera que marca pauta en Latinoamérica

Por: Susana Fernández — 24 de marzo, 2017

Escenia Ensamble presenta Un tranvia llamado deseo, con la direccion escenica de Ragnar Conde y concertadora de Dorian Wilson. Teatro de la Ciudad, marzo 2017 “Desde una perspectiva actual, Un tranvía llamado deseo posee una gran complejidad dramática y psicológica, además de momentos de mucha ternura que conmueven al espectador”, Ragnar Conde.

Bajo la dirección de escénica de Ragnar Conde, el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris recibe el clásico de Tennesse Williams, A Streetcar Named Desire (Un Tranvía Llamado Deseo), versión operística del pianista y compositor norteamericano André Previn (ganador de cuatro premios Oscar por Mejor Banda Sonora por las películas Gigi, Porgy & Bess, Irma la Dulce y My fair lady) y el libreto de Philip Littell.

Se trata de una producción de Escenia Ensamble que llevó un largo tiempo de trabajo recompensado con el éxito que logró en su estreno en México, en enero de este año en el Teatro Degollado de Guadalajara (con las mejores críticas), marcando así una pauta en la escena operística latinoamericana al presentar una obra contemporánea de gran formato y relevancia artística.

Un tranvia llamado deseo, una produccion de Escenia Ensamble, con la direccion escenica de Ragnar Conde y concertadora de Dorian Wilson. Teatro de la Ciudad, marzo 2017 Estrenada en 1998 en la Ópera de San Francisco, esta versión de Un Tranvía… es un ambicioso proyecto de la compañía Escenia Ensamble, fundada y dirigida por el docente, dramaturgo y guionista Ragnar Conde, quien hizo énfasis en que esta producción se caracteriza por el “tiempo, voluntad y compromiso de trabajo” de todo el equipo involucrado.

Sobre las características estéticas y los argumentos que indican que la ópera es un espectáculo algo acartonado, el director hizo énfasis en que se trata de un espectáculo “más cercano al teatro musical que a la ópera por el tiempo invertido en el trazo escénico”.

“Para llevar a escena una obra como ésta no podíamos dejar la parte de la complejidad humana de lado, estamos muy satisfechos con ese aspecto, porque sin descuidar la parte vocal y musical, nos hemos podido abocar a darle esa carne que todo mundo está buscando y más en los personajes que tienen una perspectiva completamente contemporánea. La gran sorpresa tanto para los aficionados de la ópera como para aquellos que no están familiarizados con el género es ver la vida con la está cargada esta puesta en escena”, Ragnar Conde.

Escenia Ensamble presenta Un tranvia llamado deseo, con la direccion escenica de Ragnar Conde y concertadora de Dorian Wilson. Teatro de la Ciudad, marzo 2017 Con la participación de la Orquesta Sinfónica del Instituto Nacional Politécnico (OSINP) bajo la dirección de Dorian Wilson y la interpretación de Irazema Terrazas y Adriana Valdés (sopranos), Enrique Angeles (barítono) y Rogelio Marín (tenor), en los papeles principales, este montaje que llega al Teatro de la Ciudad presupone un gran reto tanto en la dramaturgia como musicalmente, y aunque está situada en la época original (años 40), para el director concertador la actualidad y vigencia de A Streetcar Named Desire la hacen muy atractiva para el público de nuestro tiempo.

“Un Tranvía… es un gigante hablando de las obras del siglo XX. La violencia intrafamiliar y el enfrentamiento social que representa el choque entre Blanche DuBois y Stanley Kowalski es un campo de batalla de las clases sociales y de la psique humana. No se trata de una problemática que suceda solamente en la sociedad de Estados Unidos es ante todo una problemática universal con la que todo el mundo se puede relacionar. La música es realmente una mezcla, a veces un tanto moderna, muchas veces con la sensación de jazz y otras con arias que podrían ser verdianas por todo el lirismo que poseen”, Dorian Wilson.

Un tranvia llamado deseo, una produccion de Escenia Ensamble, con la direccion escenica de Ragnar Conde y concertadora de Dorian Wilson. Teatro de la Ciudad, marzo 2017 Con dos únicas presentaciones en el Teatro de la Ciudad, hoy viernes 24 y domingo 26 de marzo, A Streetcar Named Desire (Un Tranvía Llamado Deseo), es un espectáculo de gran manufactura con las posibilidades de trascender el género, una historia que bien puede cumplir con las expectativas de los puristas de la ópera como de quienes buscan propuestas más flexibles e interdisciplinarias.

“Debemos recordar que el bel canto tiene su énfasis en la belleza de la voz y de la música pero la complejidad de las historias no es muy grande. Por el contrario, aquí todo es complejo, la música, la construcción de los personajes y la exigencia vocal, ésta es una obra muy física, hay mucha acción y hay muchos momentos que tuvimos que coreografear con mucho cuidado porque hay mucha violencia”, Ragnar Conde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“El teatro es poesía que se sale del libro para hacerse humana”, Federico García Lorca.