Teatro

Después del ensayo, el espectador frente a la vida íntima de un teatro

Por: Josué Romero — 27 de julio, 2017

Despues del ensayo, con direccion de Mario Espinosa, se presenta en la Sala Xavier Villaurrutia, julio 2017 “El teatro se ha quedado vacío, la sesión del día terminó, pero qué sucede Después del ensayo…”

Estar frente al testamento dramatúrgico –y también cinematográfico– del sueco Ingmar Bergman siempre impone. Por ello, me costó tanto trabajo escribir la reseña de esta puesta en escena pues, confieso, que el universo bergmaniano me es totalmente ajeno; de hecho me aterró hasta el tuétano y, cómo no sí dicen los estudiosos de su trabajo, que Después del ensayo es “la obra” en la cual el cineasta reflexiona sobre su vida como hombre de teatro y de cine.

Estamos pues queridos lectores de Interescena, frente a Después del ensayo (1980), una obra de Mario Espinosa, donde como director de escena, nos transporta a la forma de hacer, mirar y sentir el teatro –al menos así me imagino que pasan las cosas en es universo bergmaniano–.

Despues del ensayo, con direccion de Mario Espinosa, se presenta en la Sala Xavier Villaurrutia, julio 2017 Si así no fuera, ¿en qué otra propuesta, el teatro es en sí mismo otro actor? Porque para Bergman, el espacio no solo es el edificio, es un personaje más en la historia; por ello, es que, como público, entramos a través de los camerinos y observamos las butacas en el escenario, lo que nos lleva a pensar y percibir que todos los actores hablan de su hábitat natural: el escenario.

Y es en este universo silencioso y vacío donde no se reconoce, se descubre a Henrik Vogler (Juan Carlos Colombo), quien interpretando a un director de escena se encuentra montando, por quinta vez, El sueño de August Strindberg. Es un director ¿venido a más? ¿Venido a menos? Sea cual sea la razón o sus motivos, el personaje se queda después del ensayo para pensar en el trabajo, en la soledad y en lo que hará el día siguiente.

Despues del ensayo, con direccion de Mario Espinosa, se presenta en la Sala Xavier Villaurrutia, julio 2017 Así, en la magia del teatro –recuerden que Henrik es un personaje más en esta historia– recibe la visita de dos mujeres, cada una por su lado, que no solo son testigos de la pasión y reflexión de lo que significa hacer teatro, también representan, por un lado, la ambición y un posible futuro y, por el otro, todo un pasado lleno de rencor y crueldad hacia ¿el director?.

La primera visita, es la de Anna (Sofía Espinosa) de quien se dice que “también se necesita talento para ser tan mala actriz”. Ella es una joven y ambiciosa actriz que representa no solo un futuro, sino la vigencia de director en todos los ámbitos, desde el sexual hasta el profesional.

En otra escena, llega Raquel (Julieta Egurrola) una actriz con una gran capacidad histriónica, ya en el retiro, que encarna el pasado amoroso de Vogler y con ello la crueldad, el arrepentimiento y el dolor.

El director y las actrices se enfrentan por lo que cada uno representa. Sin embargo, hay algo que los une y que es –perdón por la cursilería– su pasión por el teatro, ese escenario donde todo puede ocurrir, donde todo es posible y donde todo es verosímil.

Despues del ensayo, con direccion de Mario Espinosa, se presenta en la Sala Xavier Villaurrutia, julio 2017 Una parte importante de esta puesta en escena es la traducción de Humberto Pérez Mortera, que al igual que en la película, recoge en este texto las pasiones y las derrotas que permiten desentrañar el oficio del actor o, en su caso, de una actriz. Porque dirían los que saben, con esta obra el propio Bergman intentaba redimirse, justificarse, explicarse.

Después del ensayo, representa toda una vida de éxitos y fracasos condensados en el momento presente, con sus fantasmas y sus personajes de carne y hueso, también son aquellos objetos que le recuerdan todas sus obras, todas su vivencias, además, le significa esa nueva obra que le devuelve la esperanza. Y todo vuelve a empezar…

Como dice Mario Espinosa: “Queremos dar lugar y vida a los fantasmas en el teatro, buscando que los mismos espectadores lleguen a percibirse como moradores muy peculiares del mundo vivo de la escena”

Despues del ensayo, con direccion de Mario Espinosa, se presenta en la Sala Xavier Villaurrutia, julio 2017 “Un mundo que además de ser habitado por fantasmas, es conformado por las ruinas en que se convierten los teatros antes y después de cada función, en ese espacio en el que, si ponemos atención, podemos reconocer las huellas de lo que ya sucedió y el presentimiento de lo que puede llegar a suceder”, Mario Espinosa.

La mejor invitación que podemos hacerles es que sean partícipes de este enredo escénico y sean testigos de un maravilloso ejercicio teatral y como espectadores se transformen en un personaje más de este universo bergmaniano. La cita para ver Después del ensayo, es de jueves a domingo en la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque. Anímense y quizás salgan con ganas de interpretar un personaje si no de Bergman al menos de Pirandello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“Recuperar nuestras tradiciones es una forma de afianzar la identidad. El orgullo por lo mexicano nos da fuerza como nación, sin que implique falsos patrioterismos. ¡Viva la diversidad!, podemos ser ciudadanos del mundo desde lo mexicano…”, Arturo Beristain.