Infantil

Caballo Blanco, una fiesta de la imaginación que mira de frente a los espectadores

Por: Marcela Chávez — 12 de febrero, 2017

Laboratorio de la Mascara presenta Caballo blanco, obra de Alicia Martinez Alvarez, en el Teatro El Milagro, febrero 2017  Teatro de Máscaras abre la Fiesta de la Imaginación a través de una propuesta visual y sonora basada en el lenguaje de la máscara que sintetiza las acciones y convoca a la poesía…”

La relación entre el ser humano y el animal reposa en la memoria más antigua de nuestra desmemoria; hemos olvidado lo que fuimos en la evolución de las especies. Hoy en día la convivencia con los animales alcanza relaciones entrañables, aunque para lograr esto los hayamos domesticado y vuelto nuestras mascotas.

Un buen ejemplo de esto podremos verlo en la obra Caballo blanco, una propuesta visual y sonora que convoca la poesía para llevar a los pequeños por una aventura donde un caballo, un domador, un niño y un abuelo encarnan la eterna lucha entre la opresión y la libertad, el respeto y el cuidado a las especies.

Laboratorio de la Mascara presenta Caballo blanco, obra de Alicia Martinez Alvarez, en el Teatro El Milagro, febrero 2017  Basada en la película Crin blanca –de Albert Lamorisse–, Alicia Martínez Álvarez lleva el mundo de los caballos al imaginario del teatro para descubrir esta historia que ella como dramaturga llama Caballo Blanco… en ella los pequeños podrán conocer a un niño que les descubre una lección de amistad entrañable, de respeto entre las especie y de libertad indomable.

“Mi inspiración viene de un cortometraje francés de los años cincuenta en el que descubro un canto de libertad que me hace recordar la necesidad de responder a nuestros impulsos, aquellos deseos de querer volar y no parar. Mostrar porque debemos atrevernos a hacer todo aquello que hemos dejado de hacer por preocuparnos por una sociedad que su constante es controlarnos. En Caballo blanco yo imprimo ese pensamiento de ser libre y rechazar las bridas que nos amarran el alma”, Alicia Martínez Álvarez.

Laboratorio de la Mascara presenta Caballo blanco, obra de Alicia Martinez Alvarez, en el Teatro El Milagro, febrero 2017  Martín Pérez, Fernando Huerta Zamacona, Alberto Cerz, Daniel Loyola y Edgar Alonso, son los comediantes dell’arte, es decir los actores que bailan, cantan, improvisan y hasta juegan en esta metáfora que busca reflejar el alma de aquel animal indomable que al domesticarlo nos amansamos a nosotros mismos. Una domesticación que nos permite convivir cómodamente y sin peligro con ellos y convertirlos en nuestros amigos más leales. Al mismo tiempo esas relaciones se vuelven espejo de las nuestras.

Los paisajes sonoros se pueden definir como otro de los personajes que habitan la historia, son aquellos que dan ritmo a los acontecimientos, así la sonoridad cobra un gran dinamismo a través de percusiones generadas por movimientos corporales, resonancia y armonías que asimilan la cabalgata de los caballos, los relinchos, los latidos del corazón desbocado del niño, las pisadas dentro de los pantanos, el gran incendio, las olas del mar…

Laboratorio de la Mascara presenta Caballo blanco, obra de Alicia Martinez Alvarez, en el Teatro El Milagro, febrero 2017  Caballo blanco, se presenta los sábados y domingos, hasta el 26 de febrero, en el Teatro El Milagro (Milán 24 entre Lucerna y General Prim en la colonia Juárez), una producción del Laboratorio de la Máscara donde la magia del teatro se transforma en un espectáculo que exalta la amistad entre un niño y un caballo salvaje que se niega a ser domado.

Una historia de amor que también habla de lealtad, solidaridad y respeto entre las especies y los valores universales a partir de una fiesta de la imaginación que mira de frente a los espectadores que produce la magia de la comunicación y les abre una ventana para reflexionar e identificarse con los personajes, con sus dramas y sus emociones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“Es justo decir que nuestro teatro se mueve con más frecuencia y con mayor facilidad hacia otros países, como no sucedía antes, mucho más en el nivel de la dramaturgia donde, lógicamente, es mucho más fácil que viaje un texto, que se traduzca, a que viaje toda una puesta en escena. Estamos en un momento con muchos movimientos renovadores a varios niveles y eso nos da esperanza para el futuro”, José Caballero.