Danza

Tadashi Endo presenta Maboroshi… el espíritu permanece más allá de la vida misma

Por: Claudia Magun — 7 de abril, 2018

Tadashi Endo presenta Maboroshi en el Teatro de la Danza, abril 2018  El gran maestro Tadashi Endo presenta el estreno en México de Maboroshi, un ejercicio unipersonal donde el espectador será testigo de cómo a través de la poética del butoh se genera una historia cargada de significados y emociones que representa la muerte como un principio filosófico donde el cuerpo desaparece pero el alma permanece más allá de la vida misma.

A partir de las preguntas eternas ¿Cómo es la muerte? ¿Qué viene después de ésta? Y otras interrogantes sobre la última parada del hombre en su estadía terrenal es que Tadashi Endo construye esta remembranza sobre la relación cuerpo, mente y alma como catalizador de aquello que representa el significado de la muerte. Maboroshi es la conclusión para este espíritu libre que a sus setenta años no cree en la muerte como destino final de su vida terrenal.

Tadashi Endo presenta Maboroshi en el Teatro de la Danza, abril 2018  Para este gran maestro del arte escénico, el tema de la muerte siempre ha sido algo que le ha generado inquietud, de hecho, confiesa que en algunas ocasiones ha querido estar muerto por un lapso corto para regresar y contar sobre lo que él experimentó u observó en el más allá.

Ese miedo al no saber que hay más allá del destino final, esa tan agobiante interrogante que para cualquier ser humano representa el ¿cómo confrontarse con lo desconocido? Empero, más allá de esta certeza que tanto nos inquieta -y a muchos obsesiona-, para Tadashi Endo es parte del entendimiento con la síntesis que genera la danza butoh, esa exploración de un nuevo cuerpo, el cuerpo de la postguerra.

Percepciones de esa tragedia que por generaciones no ha sido posible olvidar. Instantes que permanecen a partir del aciago que causó el bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki, esa fatídica consecuencia que despertó conciencia sobre la maldad que puede llegar a imperar en el ser humano como signo de poder. Son imágenes sin rostro que retratan aquellos supervivientes que deambulaban por las calles con el cuerpo quemado sin vida hacía su encuentro con la muerte.

Tadashi Endo presenta Maboroshi en el Teatro de la Danza, abril 2018  Esos seres sin nombre que lo llevaron a pensar en una pieza como Maboroshi, plagada de escenas que permiten albergar, como dice el maestro, “una obra que sustenta en su título, aquello que en su significado japonés quiete decir ‘criatura sin forma, el alma de la humanidad’ y de alguna manera cobija su idea personal que tiene en torno a la muerte”.

Y para quien se dedica a explorar el lenguaje a través de la expresividad corporal y teatral, Maboroshi representa “aquello, que descubre que no sólo el verdadero bailarín está en el escenario, sino también es ese ‘algo’ a su alrededor (Jurei, maboroshi o fantasma); ese ‘algo’ que todos experimentan juntos, la audiencia, el bailarín, el escenario, porque todos son maboroshi”.

“Todas las personas tienen un cuerpo y un alma. El cuerpo desaparece, pero el alma queda flotando en algún lugar. ¿Es invisible? También las personas muertas pueden soñar y sólo en el sueño pueden contactarnos. Entonces tenemos la sensación de que algo está en la habitación. No sabemos qué es, pero lo sentimos. Algunos muertos no pueden descansar en paz porque murieron violentamente. Entonces una y otra vez aparecen como criaturas deformes. Pero finalmente la muerte es un hermoso fantasma transparente. El verdadero amor es como un fantasma”, Tadashi Endo.

Tadashi Endo presenta Maboroshi en el Teatro de la Danza, abril 2018  Tadashi Endo presenta Maboroshi, el lunes 9 y martes 10 de abril en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque, una lectura que descubre al cuerpo como herramienta de la creación, una danza, etérea y expresiva donde el movimiento del butho plantea atmósferas oníricas para expresar el sentido y la sabiduría de las tradiciones del teatro y la danza de Oriente.

Un creador que, más allá de la visual escénica, descubre en el lenguaje del cuerpo una filosofía que habla de esa dualidad que representa al ser humano como individuo imperfecto, de ese yo interno que así como guarda la pureza de la bondad, también custodia ese lado oscuro que esconde la maldad del hombre, esa anormalidad que impera en nuestra realidad como única falla de la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“La inmovilidad es tan poderosa como el movimiento, y el juego de las dos es lo que hace a la danza. Cada ser humano, a partir de un menú de propuestas, logra una futura resolución a sus distintas preguntas”, Óscar Ruvalcaba Pérez.