Danza

Malandain Ballet Biarritz presentó La Bella y la Bestia en el Palacio de Bellas Artes

Por: Susana Fernández — 9 de abril, 2017

Malandain Ballet Biarritz presento La Bella y la Bestia, obra de Thierry Malandain, en el Palacio de Bellas Artes. Festival del Centro Historico 2017 La presentación inicia con una prólogo sobre esta historia que trasciende el acto amoroso entre la protagonista y el ser atrapado por un hechizo… una percepción muy personal de Thierry Malandain en la creación de La Bella y la Bestia representada por la compañía Malandain Ballet Biarritz en la última de las dos funciones que ayer sábado 8 de abril ofreció en el Palacio de Bellas Artes, en una invitación del Festival del Centro Histórico 2017 (FCH).

Con un público expectante ante ésta escenificación del ensamble francés y, sin duda, uno de los grandes eventos anunciados este año por el FCH, el viaje inició con la aparición de esta licencia poética que tomó el director del ensamble para narrar esta bella historia que se inscribe en paralelo del cuento basado en el clásico original de Gabrielle Suzanne Barbot de Villeneuve, escritora francesa del siglo XVIII, recogida y transmitida por Jeanne-Marie Leprince de Beaumont.

Malandain Ballet Biarritz presento La Bella y la Bestia, obra de Thierry Malandain, en el Palacio de Bellas Artes. Festival del Centro Historico 2017 Un ballet de corte romántico estelarizado por dos grandes intérpretes que llevan al espectador por un viaje coreográfico donde acompañados por un cuerpo de baile arropado por elegantes vestuarios crean imágenes que guardan la historia de la Bella y su encuentro con la Bestia a través de una propuesta de tintes vanguardistas que fusiona la danza clásica y contemporánea en un diálogo escénico de gran riqueza.

Este clásico cuento de hadas tradicional de la literatura francesa que exhibe el concepto de la belleza y la valoración del bien, la bondad y el amor es concebido por Thierry Malandain a través de la música de Piotr Ilich Tchaikovsky, una síntesis sonora por distintos estados anímicos en un maravilloso juego de diversas partituras que va desde la delicadeza de Eugene Oneguin (al inicio del ballet), a la melancolía de la Sinfonía No. 6 Patética (utilizada en dos escenas: cuando el padre de Bella se extravía y otra donde la protagonista encuentra moribundo a la Bestia), hasta la fuerza de la Quinta Sinfonía (que acompaña el encuentro entre la Bella y la Bestia, acentuando el afecto que crece entre ellos, además de aquellos momentos donde la protagonista se da cuenta que la vida en el castillo era distinta a como se había imaginado).

Malandain Ballet Biarritz presento La Bella y la Bestia, obra de Thierry Malandain, en el Palacio de Bellas Artes. Festival del Centro Historico 2017 También fuimos testigos de como un artista puede concebir un imaginario tan espléndido que puede evocar las ilusiones tan sólo a través del vestuario: negro para mostrar el hechizo que domina a los personajes del castillo, blanco para recrear el contraste y acentuar la magia de la literatura y dorado para enfatizar el triunfo del amor entre los protagonistas.

Una noche llena de fascinación, donde Malandain Ballet Biarritz logró hechizar al público ante la seducción de la danza, más allá de mostrar una perfecta técnica canónica, el espíritu del movimiento descubrió la belleza un trazo delicado y al mismo tiempo sensual, nunca fue necesario escuchar la historia, la danza lo decía todo.

Cada movimiento era onírico y hasta perturbador, cada trazo trascendía el mero acto de la interpretación para regalarnos alucinantes imágenes que descubrían una quimera atemporal que más allá de un espectáculo extendía la postura clásica del ballet para otorgarle un estilo atemporal.

Malandain Ballet Biarritz presento La Bella y la Bestia, obra de Thierry Malandain, en el Palacio de Bellas Artes. Festival del Centro Historico 2017 Es así, que pudimos apreciar La Bella y la Bestia con el espíritu de Thierry Malandain, quien se caracteriza por fundir en sus creaciones la pureza de lo clásico con la libertad que otorga la vibración del cuerpo. Un hacedor de danza formado en el sentido riguroso de la técnica, con la escuela de la Ópera de París y el Ballet Teatro Francés –entre otras instituciones– que utiliza la disciplina para traspasar los límites de su formación y hacer de lo ortodoxo una visión más vanguardista: soltura y perfección de proporciones, poética corporal que versa sobre las formas con un logrado sentido de la dramaturgia escénica.

“Por la formación de Therry y la necesidad que tiene de estar en continua renovación, te da la posibilidad de inventarte a ti mismo con movimientos. Lo que más me gusta de sus coreografías y su estilo es la posibilidad de expresarte de una forma individual”, Daniel Vizcayo, integrante de esta compañía con sede en Biarritz.

Malandain Ballet Biarritz presento La Bella y la Bestia, obra de Thierry Malandain, en el Palacio de Bellas Artes. Festival del Centro Historico 2017 La Bella y la Bestia no sólo plasma una exquisita representación agradable a la vista o un cuento de hadas con heroína y príncipe incluidos, por el contrario, la coreografía de Thierry Malandain expone los contrastes del ser humano, en esta danza está presente lo espiritual y lo terrenal, lo etéreo y real, aquello que representa el hombre en su parte positiva, como es el amor desinteresado y la capacidad para ver más allá de las diferencias, empero también la avaricia y la traición…

Con el diseño de escenografía y vestuario de Jorge Gallardo, la iluminación de Francis Mannaert, Malandain Ballet Biarritz conquistó al público mexicano con esta versión de La Bella y la Bestia en el Palacio de Bellas, más de 20 bailarines en escena que recrearon la simbología de un cuento de hadas con los claroscuros que se viven en la realidad de la vida, una expresión que nos dejó la sensación que sólo otorga la esencia del lenguaje corporal. Fotos: Olivier Houeix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio

Un listado de enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, infantiles, festivales y medios y más.

“Recuperar nuestras tradiciones es una forma de afianzar la identidad. El orgullo por lo mexicano nos da fuerza como nación, sin que implique falsos patrioterismos. ¡Viva la diversidad!, podemos ser ciudadanos del mundo desde lo mexicano…”, Arturo Beristain.